CEIP Plurilingüe Infante Felipe de Borbón. Salvaterra de Miño.

MISI se presenta en el CEIP Infante Felipe de Borbón en Salvaterra de Miño

El 5 de febrero MISI continuó viajando para conocer a los niñas y niñas de los seis colegios que han sido seleccionados para participar en esta edición del proyecto Me Gusta Mi Río, que impulsa la Confederación Hidrográfica del Miño-Sil.

Una vez en el colegio comenzaron a llegar los niños y niñas de 5º de primaria, con una indumentaria un tanto curiosa. La mayoría de ellos, incluso una profe, venían todavía con la bata de casa puesta… ¿Qué estaba pasando? ¿Se acababan de levantar de cama? ¿Iban a dormir otro ratito en el cole? Enseguida MISI se percató que en esta semana los niños y niñas de los colegios andan muy atareados preparando una fiesta muy importante, el carnaval (Entroido en Galicia), y cada día de la semana suceden cosas que normalmente no suceden el resto del año.

Del mismo modo MISI explicó a los escolares que en este proyecto de educación ambiental van a suceder cosas que habitualmente no suceden, los niños y niñas van a ser los protagonistas y se van a transformar en científicos y científicas que deberán investigar diversas temáticas para descubrir cómo entre todos y todas podemos ayudar a cuidar los ríos.

Los niños y niñas se mostraron muy colaboradores, participativos y emocionados con todo lo que van a hacer en el proyecto y durante la charla respondieron con acierto a las diversas preguntas que MISI les iba planteando. También jugaron con ella descubriendo que a veces las apariencias engañan y que antes de contestar hay que pensar bien las respuestas y argumentar con razones contrastadas y convincentes. Sin duda van a ser unos grandes científicos y científicas durante el desarrollo de este proyecto.

Ya falta menos para la primera actividad en el río Tea,

Nos vemos en el río!

 

Los biólogos visitan el río

El Tea ha sido el río lugar seleccionado por MISI y los biólogos para realizar las actividades en el río del proyecto de Educación Ambiental “Me Gusta Mi Río, enséñame a cuidarlo”, concretamente el lugar conocido como “Ponte do Cordeiro”.

Se trata de una zona en la que las aguas del Tea adquieren velocidad tras atravesar un azud construido con la finalidad de captar agua para potabilizar para los habitantes de Salvaterra de Miño.

En este tramo del río existe un área recreativa en la que dominan especies introducidas como el plátano de sombra, pero los márgenes del río poseen un bosque de ribera en buen estado de conservación en el que habitan especies arbóreas y arbustivas como sauces, alisos, fresnos, avellanos, robles, majuelos, arraclanes, saúcos…

Aguas abajo del azud, en las zonas de aguas más lentas, se forman pequeños depósitos de arenas en las orillas y una isla de cantos rodados, zonas de gran interés para encontrar rastros de los animales que habitan el lugar. Es fácil encontrar rastros de zorro, jabalí, gineta y nutria, por lo que los niños y niñas disfrutarán descubriendo la fauna que oculta su río.

Las aguas cristalinas del Tea ocultan una variada fauna piscícola (salmones, truchas, bermejuelas, cachos, escalos, colmillejas, espinosos, anguilas, lampreas…) así como numerosas especies de invertebrados acuáticos que mostraremos en las visitas a los jóvenes investigadores para que sean conscientes de lo importante que es cuidar el agua para seguir manteniendo esta biodiversidad.

Debemos resaltar que en este lugar existe una «estacada» para la captura de lamprea. La captura de este prehistórico pez está regulada mediante una Orden de la Xunta de Galicia que establece una normativa especial utilizando procedimientos y artes tradicionales que están prohibidos para el resto de las especies. Son técnicas tradicionales de pesca continental de carácter etnográfico que se encuentren en previsible riesgo de desaparecer y la norma pretende garantizar su transmisión, promoción y puesta en valor.

Mientras recorríamos los diferentes recodos de esta zona del río pudimos observar diferentes especies de aves como el pico picapinos, el ánade real, la garza real, el cormorán grande, la lavandera cascadeña, andarríos chico, mirlo acuático y martín pescador.

Además, resulta muy interesante que en esta zona se ha realizado una actuación de restauración ecológica o estabilización del talud del río, mediante una técnica conocida como muro Krainer o empalizada de troncos. Los muros Krainer son técnicas de bioingeniería empleadas para la estabilización de taludes basadas en el uso de materiales biodegradables y material vegetal vivo con capacidad de enraizar, lo que mejora el hábitat del río.

 

 

¡Nos vemos en el río!

El río Tea

El río Tea, situado en el sur de la provincia de Pontevedra, es el afluente más destacado de la cuenca baja del río Miño, tanto por su caudal como por su longitud (50 km). Está incluido en la Red Natura 2000 como Zona de Especial Conservación (ZEC-río Tea) por el valor ecológico de su flora y fauna.

La variedad de paisajes fluviales del río Tea, lo convierten en el referente ecológico de la Comarca do Condado. Desde su nacimiento en el alto de Moncelos, en el ayuntamiento de Covelo, entre las sierras de O Suído y Faro de Avión, hasta su desembocadura en el Miño, mantiene importantes formaciones de bosques de ribera.

Inicialmente fluye encajonado entre montañas para abrirse en el valle de Mondariz. Atraviesa luego la villa de Ponteareas, antes de desembocar en el Miño, en el ayuntamiento de Salvaterra de Miño.

En sus aguas aun nadan los salmones y las lampreas que después de varios años viviendo en el mar remontan el cauce del río para reproducirse, justo en el mismo punto donde nacieron. Este viaje anual es aprovechado por el hombre para capturarlos. La pesca de la lamprea en el Tea es una pesca ancestral que se realiza desde unas pasarelas de madera construidas sobre el cauce del río y que reciben el nombre de estacadas.

En este río también existen numerosas muestras de nuestro patrimonio cultural como puentes romanos y pasos para cruzar el río. Los pasos están compuestos por piedras intercaladas en el cauce del río a la distancia de un paso, permitiendo el paso del agua entre las piedras.

¡Nos vemos en el río!